Uno de los mayores miedos a la hora de comenzar cualquier tratamiento, y hablo por mí, es poner nuestra  confianza en manos de la persona que nos vamos