¿Cada cuánto hay que cambiar el cepillo de dientes?

Una de las cosas de las que he ido hablando en los post que voy escribiendo, es de la importancia de tener una buena higiene bucal, no solo para un tratamiento de Invisalign que es imprescindible, sino para el día a día

Y una de las formas de cuidar la salud de tu boca es con el cepillo de dientes (además del hilo dental), algo que muchas veces no tenemos muy en cuenta y lo dejamos como algo secundario. En esto el primero que ha pasado durante año de este tema he sido yo.

He pasado tanto hasta el punto que una de las visitas al dentista me dijeron que muchas de las bacterias que se acumulaban entre los dientes, era por cual del cepillo de dientes.

¿Qué problemas puedes tener si no cambias de cepillo de dientes?

Los expertos son claros, si no cambias tu cepillo, tienes más probabilidad de tener:

  • Caries
  • Problemas de encías
  • Hongos
  • Bacterias

Esto es debido a que las cerdas del cepillo, con cada uso pierden fuerza, lo que acaba ocasionando que se deterioren y entren entre ellas más bacterias, que luego van a nuestra boca

cambiar cepillo dientes

¿Cada cuánto hay que cambiar de cepillo?

Los expertos dicen que lo aconsejable es cambiar de cepillo de dientes como máximo cada 3 o 4 meses. ¿Así lo haces tú?

Ese es el período recomendable, pero si se acorta tampoco pasaría nada. Además, un cepillo de dientes no supone un desembolso económico problemático, y es mejor prevenir a tiempo que luego tener problemas más importantes en la boca, que perjudicarán tanto a tu bolsillo como a tu salud.

En el caso de tratamientos de ortodoncia, este tiempo no debería ser nunca mayor de 2 o 3 meses.

Particularmente, uso 2 cepillos. Uno para los dientes y otro para lavar los alineadores de Invisalign, que así me lo recomendó mi dentista. Tan importante es uno como el otro, ya que si con el que te lavas los alineadores tiene también bacterias, las puedes traspasar a los aligners…  y ya la tienes liada.

¿Cómo guardar un cepillo de dientes?

La otra clave está en la forma de guardar un cepillo, por regla general lo que hacemos es dejarlo en otro vaso al lado de los cepillos de nuestros familiares, y esto es un error muy grave, ya que según dicen los expertos, esto está ayudando a la propagación de las bacterias.

Lo mismo ocurro con los capuchones, que no son buenos para su conversación ya que las condiciones de humedad y temperatura que generan, hacen que las bacterias puedan crecer fácilmente.

Para guardarlos bien, lo mejor es que una vez que lo hemos usado, limpiarlo bien quitando cualquier resto de pasta de dientes y comida, y dejarlo seco, sin ningún resto de agua.

Posteriormente, tenerlos en algún lugar sin mucha humedad ni calor, y a ser posible lejos de otros cepillos, y aunque parezca raro, que no sea en el baño, ya que es un foco importante para coger bacterias.

Parece una tontería todo esto que he comentado, pero quizás la costumbre y el verlo todos los días, no nos ha hecho parar a pensar que en ciertas ocasiones en vez de ayudar a mantener sana nuestra boca con el cepillado, lo que estamos haciendo es que se generen más problemas.

Ten estos consejos en cuenta que tu higiene oral es muy importante.

¿Tienes algo que aportar? Deja un comentario 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *