Retenedores: el último paso tras la ortodoncia

Todo aquel que ha sometido a un tratamiento de ortodoncia conoce esa sensación de euforia y felicidad que supone llegar al final, ese momento que parecía tan lejano…pero ver tus dientes perfectamente alineados con una sonrisa espectacular hace que olvides rápidamente esos malos momentos de presión en los dientes, de alguna que otra molestia, de cambiarte los alineadores… Eso contando con que la ortodoncia invisible Invisalign es muy cómoda y discreta y no tiene nada que ver con los brackets tradicionales, pero aun así uno no deja de querer acabar y poder lucir sonrisa cada minuto.

Pero una vez llegados a este punto queda un último paso por recorrer, de primeras puede parecernos que es el cuento de nunca acabar, pero no nos equivoquemos, lo difícil ha terminado: nuestros dientes están perfectamente colocados y estabilizados. Entonces, ¿qué queda por hacer? Lo que queda es simplemente asegurarse de que van a seguir así de estupendos durante mucho tiempo y que el haber estado entre uno y 2 años con ortodoncia no haya sido en balde. ¿Cómo nos aseguramos de eso? Utilizando los retenedores.

Unos retenedores muy eficaces son Invisalign Vivera, realizados también por la empresa Align Technology. Se trata de otro tipo de alineadores, muy similares a los de la ortodoncia Invisalign, hechos a medida, transparentes y extraíbles, pero que tienen otra misión distinta. Al finalizar por fin el tratamiento lo que se ha logrado es, además de alinear todas las piezas dentales, fijar su posición, pero si no aseguramos esta durante cierto tiempo, es muy habitual que con el paso del tiempo los dientes vuelvan a descolocarse hacia su posición original, echando por tierra todo el trabajo conseguido.

Uso nocturno.

Tranquilos, no es seguir llevando de nuevo los alineadores Invisalign 22 horas al día, es algo mucho más fácil. Si el ortodoncista conoce a fondo la técnica habrá conseguido fijar de manera estable los dientes, de forma que solo será necesario llevar los retenedores mientras dormimos. Con ello se consigue neutralizar cualquier movimiento no deseado de los dientes y garantizar una estabilidad más duradera.

Ya sabéis, si habéis finalizado vuestro tiempo con la ortodoncia, o estáis a punto de hacerlo, no os toméis los retenedores como algo malo o intentéis rechazarlos, sino todo lo contrario. Es la forma de asegurarse de que tu sonrisa va a quedarse así de estupenda durante muchísimo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *